¡Lo que no te mostraron de la experiencia Samsung y el S8!


El lanzamiento del S8 y el S8 Plus se realizó en uno de los lugares más mágicos de Bolivia, el Lago Titicaca.
Entre los invitados estaban los ejecutivos de la marca así como personalidades e invitados especiales. Pero ¿cómo fue mi experiencia? ¡vamos con eso!
Después de una ansiosa espera llegó el día "D", me levante muy temprano porque soy de las que olvida todo a última hora, y tomé un vuelo con destino a La Paz. Desde ahí me dirigí al lago Titicaca. 

Una vez reunidos todos en el puerto de Chua y antes de subir al catamarán, (sí, ¡dormí en uno y con mareos incluidos! haha), me entregaron una bolsa llena de cosas muy útiles: toallitas húmedas, una botella de agua, una pastilla para la altura, una chamarra y bloqueador solar (¡buen detalle, sobre todo cuando olvidas el tuyo!). 
En el barco y en vísperas de la primera noche; pude confraternizar con los demás y ponerme al día con los amigos que viven en las otras ciudades del país.

El primer día se llevó a cabo a orillas del lago en San Miguel de Hueco y comenzó con una ceremonia típica llamada K'oa. La presentación del S8 estaba prevista llevarse a cabo por la noche, pero antes presencié uno de los atardeceres más increíbles de mi vida.

Ya en la gala, nos esperaba una gran cena, que consistía de tres pasos:
La entrada: Timbale de papa morada andina con trucha fresca de lago, palta y pesto de quirquiña terminada con papel de habas.

El plato fuerte: Langostinos Humacha con fideos de quinoa real negra orgánica.
Postre: Un brownie de quinoa negra (¡que no llegó a la foto porque estaba muy deli!)


Esa noche Young kim (Presidente de Samsung Bolivia), hizo la presentación oficial del S8 y el S8 Plus, ¡y finalizó sus palabras con una selfie con los invitados!

El segundo día estuve en la Isla del Sol, subí 475638 gradas (bueno eran menos, pero entienden la idea), ¡la vista desde la cima era genial! e incluso nos esperaba un “chaman” que nos entregó caramelos para pedir un deseo y realizó un ritual para que se cumplan. Luego visitamos un pequeño museo donde estas dos mascaras me llamaron mucho la atención.


Se acercó el medio día y nos dirigimos a las Islas Flotantes en Chañi, donde nos recibieron con giraldas de flores, baile, ¡música típica y un almuerzo totalmente espectacular!


En resumen, ¡fue una experiencia increíble!, pero no crean que me olvide lo más importante y son las cosas que amo del S8:
La pantalla infinita de cristal, las imágenes más nítidas que nunca, buenas fotos incluso con poca luz, ¡resistencia al agua, polvo y el scanner de iris! y claro, las fotos en este post que me harán recordar esos mágicos dos días por siempre.
¡Kam Sa Ham da Samsung!
Val.

(Ps. Así se dice gracias en Corea ;) )














Comentarios

Entradas populares